EL EJE DE LA LIDIA

EL EJE DE LA LIDIA
"Normalmente, el primer puyazo lo toman bién los toros, y si ése fuera el único del tercio, todos parecerían bravos. En el segundo ya empiezan a dar síntomas de su categoría de bravura. Y es en el tercero donde se define de verdad si el toro es bravo o no.-En el tercer puyazo casi todos los toros cantan la gallina- se suele decir". JOAQUN VIDAL VIZCARRO: El Toreo es Grandeza.

domingo, enero 17, 2016

"HOY SE TOREA EL MEDIO TORO: MANSO y BOBALICÓN"


Foto de Enrique Martín Muñoz.
EL TORO BRAVO NO ES SINONIMO DE CORRIDAS DURAS
Y AHORA NO SE TOREA MEJOR QUE NUNCA, PUES TOREAN MEDIO TORO
NO POR EL TAMAÑO ( que son hasta mayor y más gordo ahora), SINO POR LO MANSITOS Y BOBALICONES….. (Los de ahora son tanques de la primera guerra mundial y los de antes eran misiles)
Hay una gran confusión entre los aficionados con lo de las ganaderías duras y las ganaderías mas toreables o más dóciles...
El toro bravo sale en cualquier ganadería y el que no tiene clase también,
Yo no quiero al toro sin clase y nobleza, pero tampoco al prefabricado toro bobalicón que lo torea cualquiera con la misma monótona embestida, descastado pero toreable para los toreros de hoy en sus mono- faenas, todas son iguales y todos torean igual y con todas las ventajas además, aboliendo la Pureza y el Arte de Torear autentico y personal. AHORA NO SE TOREA MEJOR QUE NUNCA, el amoldado mono- toro “más fácil y mas toreable “tan dulce que empalaga y tan descastado que aburre….
Cuando se habla de un toro bravo, no se habla de un toro duro y sin calidad, o áspero con genio y sin clase; sino de un toro con pujanza, con codicia, que se emplea, de recorrido largo, que repite con todo su poder sin dejar de embestir durante muchas arrancadas y que obliga al torero a sacar de su valor, conocimiento, destreza y torería, que por supuesto el bravo entraña problemas, que pide los papeles al torero y descubre al mal torero. Por el contrario si se encuentra con un buen torero, lo somete, lo corrige en sus defectitos y con pureza y verdad desgrana todo el arte que lleva dentro…. Y ESO GENERA LA EMOCION QUE EL TOREO NECESITA
El arte de Torear es insustituible, porque ahí se conjugan el valor, el arte, las facultades, el talento y todo eso que hay que tener para pararse frente a un toro.
Se dice que un toro está bien lidiado cuando se han practicado con arte, conocimiento y valor las reglas del toreo en los tres tercios.
Todo lo que el toreo a ganado en técnica y cercanías lo ha perdido en eficacia y pureza.
Se le ha quitado su autentica pureza, la profundidad, la variedad, la eficacia, la naturalidad, la verdad y la emoción.
Se ha mutilado la lidia y se ha reducido a una faena patrón y si el toro tiene una variación o defecto, se ha cogido la moda de decir “este toro no sirve” y todo queda en arrebujamiento vulgares y monótonos o se mata sin corregir sus defectos o acoplarse a ellos y si es demasiado bravo se dice “este toro es muy molesto”
Cada toro tiene su lidia, esto es que la lidia debe ser adecuada a las condiciones de cada toro.
Y no consiste solo en torear bonito o a la defensiva, sino en entenderlos, dominarlos, corregirle sus defectos y acoplarse a cada toro y sobre todo sacarles el partido que tengan.
Para lidiar bien a un toro son fundamentales la distancia, los terrenos, las querencias y el temple.
Ya hablamos de la inteligencia en el toreo que es fundamental para lidiar bien a un toro.
Es el estudio del toro, que condiciones y defectos tienen y que desarrollo tienen durante la lidia, así como la forma de actuar en cada momento.
Y a partir de ahí desarrollar tu estilo, conocimientos, personalidad y arte.
Que no es lo mismo que torear dando pases y más pases dejando pasar al toro sin dominio y procurando hacer al toro lo que se trae pensado desde el hotel.
Algunos dan la impresión que dan pases hasta que se les cansa la mano, no tienen noción de la medida y mucho menos de lo correcto y eficaz.
Algunos confunden al toro que se debe torear por abajo con el por alto, al que hay que darle sitio con el que hay que pisarle el terreno, otros no saber esperar al toro o el sitio en que meten la cara (jurisdicción) y así con los terrenos, las querencias etc.…
Y TODO PORQUE NO LE DAN A CADA TORO SU LIDIA ; PREFIEREN QUE YA SALGA EL TORO PROGRAMADO PARA SU FAENA PETRON…

Pepe Luis Vargas.
PD: Escuchar entrevista 

jueves, diciembre 24, 2015

FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO 2016



El DESJARRETE DE ACHO desea que en esta NAVIDAD la unión reine en el corazón de sus seguidores y amigos; y que la paz alegre sus corazones.
Al empezar el nuevo año, EL DESJARRETE DE ACHO desea que el 2015 sea para todos próspero y feliz; para ganaderos honestos, toreros serios, empresarios responsables y aficionados que amamos al TORO y la fiesta, pedimos la mayor suma de venturas.

Por una vez el toro salta a la arena anunciando felicidad para todos, y por muy seria que tenga la cara, sin malas intenciones para nadie.

Pocho Paccini Bustos, Lima 24 -12-2015.

domingo, diciembre 06, 2015

“Avisa a Falcón, que puede con todo”

Alfonso Navalon a José Falcón

 
Por la mañana, cuando el tren me traía de Gijón he leído tu muerte en los periódicos. Y pronto sentí que el dolor del amigo también quería reventar las femorales el alma y  esa rabia sorda, casi atea, dudando de lo justo me hacía gritar sin palabras.
¿Por qué ha tenido que morir el más valiente y el más humilde de los toreros? No quiero pensar en ese niño que ya no podrás acariciar. No quiero pensar en la casa chica de las afueras de Vila Franca de Xira donde tu madre nos daba las ciruelas frescas aquella mañana cuando íbamos a Lisboa a torear un festival. No quiero pensar en tus banderilleros llorando por los pasillos de la enfermería de Barcelona, ni en esa mujer, embarazada de gozo y de tragedia.
Esta noche, mientras llegan los toreros, me he marchado a Candás para preguntarle al Cristo de los Marineros por qué no tuvo tiempo para taponarte la cornada, para preguntarte por qué el pitón de la muerte no quiso chocar contra esa medalla de plata que compramos después de esos días de pescar en la mar con la barca que lleva mi nombre y de torear en la playa, entre chorros de arena y salitre.
Esta noche, cuando ya no volverán a ahogarte las taleguillas, nos hemos sentado en la tarberna del muelle con Ramón, el de la cofradía de pescadores, porque Pekín el de la Rizosa dijo que tenía que echarse a la mar de madrugada, como aquel día que te pusiste el traje de agua y volviste cargado de salmonetes para que nos los guisaran, de camino, en la Venta de la Tuerta. Esta noche, te estaban llorando los marineros de Candás, recordando tus pares de banderillas en la arena mojada del puerto. Y todos nos hemos preguntado ¿por qué?
Esta noche, yo me pregunto si no estaremos todos locos al sentarnos en un tendido, con el pudor y la panza repleta, a decir que el natural no es así, mientras un hombre como tú puede estar ya sentenciado a muerte. Esta noche pienso en Andrés Luque Gago que también pudo morir en Valencia; o en Galán, que estuvo a punto de quedar amortajado contra la barrera de Vitoria. Y siento ganas de huir hasta que las encinas escondan mi dolor en sus tristes ramos color ceniza.
¿Por qué tenías que ser tú? El más valiente, el más honrado y el más humilde de todos los legionarios del toreo… Tú sabías que tenías derecho a más. Sabías que en el festín de las taquillas, solo te dejaban las migajas amargas de las corridas duras. Pero te resignabas con esa admirable dignidad de los mendigos de la gloria. Para los otros las corridas fáciles, los pitones mochos y el dinero largo; para ti, el trago de la bilis y los veinte mil duritos. “Avisa a Falcón, que puede con todo”. Como Dámaso Gómez, como los que van de fuerza de choque para las glorias ajenas. Si alguien se hace millonario, serán los otros; si alguien tiene que caer, os toca a vosotros. “Avisa a Falcón que puede con todo”. Y te llamaron para aquella tienta tremenda de Filiberto Sánchez, donde temblábamos al ver salir las vacas del chiquero. Y te llamó Victoriano para someter aquellos puñales de las vacas cárdenas en esa plaza donde han hecho el ridículo casi todos, menos tú y Dámaso o el Paquiro. Y te llamaron a casa de Arranz aquel día para tentar los toros viejos que sobraron de la temporada cuando el “Español” despanzurró un caballo y luego te llevó colgando de un cuerno hasta que te soltó, rebotando contra el cemento del burladero.
Y tú lo sabías. Sabías que cada contrato era una pena de muerte con la incógnita del indulto. Sabías que, cada tarde, te tocaba matar lo que no quería nadie. Sabías que un resbalón o una duda eran una cornada gorda. Sabías que tenías rajadas las piernas. Pero eras tú, como los sufridos “pedreiros” de tu tierra cuando van a Francia en busca del coche para volver al pueblo el día de la fiesta con un tocadiscos estereofónico… Y dejando atrás muchas horas de injusticia y soledad atenazadas a la garganta.
Cada tarde te vestías para matar la de Miura en Bilbao; no pensabas que al día siguiente saldrían los del serrucho para los del medio millón. Cada tarde te hacías a la idea de que peor estabas en el pueblo cavando viñas y pedías las banderillas para clavar los mejores pares de esta época, sin que te los aplaudieran tanto como estos frívolos regates de los que se hacen pasar por banderilleros de postín. Y luego, dejabas tus ochenta kilos aplomados en las zapatillas quietas, por si, a fuerza de que te vieran jugarte la vida, te querían poner en la próxima de Miura, o en la corrida pueblerina de los alrededores.
Me subleva pensar que te has muerto. Me subleva pensar que tu sangre la van a utilizar para justificar trampas ajenas. Porque vosotros, los legionarios honrados de las corridas desesperadas, sois todavía lo único verdadero que pisa los ruedos.
“Avisa a Falcón que puede con todo”. Y tu leyenda me suena a canallada, mientras aquí te lloran tus amigos los pescadores, y ya no me atrevo ni siquiera a preguntarle al Cristo de los Marineros por qué no puso delante de la cornada aquella medalla de plata.

Fuente: Artículo extraído del libro de Paco Cañamero “Escribir y torear”.

lunes, noviembre 30, 2015

UN TAL PONCE Y UN CHAVAL QUE SE QUIERE COMER EL MUNDO

ÚLTIMA CORRIDA DE LA TEMPORADA EN ACHO 
Andrés Roca Rey cortó 4 Orejas salió a hombros de Acho y se llevó el Escapulario del Señor de los Milagros. Enrique Ponce solo cortó 1 apéndice y cuando le pusieron un gallo que aprieta, fueron evidentes sus desaciertos, terminó en berrinche en el callejón.

Tarde de birras, amigos, triunfos, decepciones. Plaza casi llena, el sol se hizo presente por primera vez en toda la temporada, antitaurinos en la puerta, matadores vestidos, en fin  creo que no falto nadie. 
El toro!!!! .- gritaron por el Tendido 10-
 A verdad… el toro. No, ese no vino. Hubo unos animalitos con cuernos. Pero toros no eran. Ni en presentación, y menos en comportamiento. 6 de Roberto Puga, disparejos, muy pitados  el primero y tercero (que fue devuelto por la protesta y cansancio del aficionado de ver tanta sinvergüencería. ¿Dónde están las autoridades que deberían hacer respetar el reglamento?. Y la empresa, ¿compra el encierro por fotos de whatsap?). Simplemente impresentables. El sexto manso rajado. En fin, vimos la película a la que ya nos tiene acostumbrados este ganadero “LOS SIN CASTA”.
En esta película no podía faltar su estrella favorita Enrique Ponce que se apunta majaderamente todos los años. En esta ocasión el mano a mano era con el peruano Andrés Roca Rey, quien hizo el paseíllo desmonterado en la plaza de su tierra.
4 orejas 4,  y puerta grande para el joven peruano. Que además le valió para ganar su primer Escapulario de Oro del Señor de los Milagros por su faena al segundo Toro. Que como bien dijo “El Moro”, : -ese chiquillo algún día va a aprender a torear. Pero el valor y las ganas ni se compran ni se practican-.
Ponce en su primero que era el más anovillado de todos. No embarcó ni un muletazo. Pincho, descabelló y silencio.
El segundo se hizo daño en la pata izquierda. Ese factor hizo que condicionara la lidia, pues se sentía en cada paso, se quedaba corto y así es imposible. Palmas por la disposición.
El tercero de Puga fue devuelto por la falta de trapío. Era una vaca y fea. El sobrero no era más que el anterior de la ganadería de Caicedo colombiana. Muy corraleado, fue bien al caballo. Ponce lo sobó y se adornó. De naturales poco y con la izquierda nada. ¿Está mal de la mano?. Estocada desprendida que en Acho se premia con oreja.
Roca Rey recibió el cuarto con una larga cambiada. Los cambiados al empezar la faena muy apretados. Se paró en los terrenos de triunfo o hule. El torito duro poco pues cuando llegó a la izquierda ya se había acabado el combustible. La entrega fue total al igual que el espadazo, aunque al capón. Dos orejas bien merecidas y vimos la faena de la feria. Nos gustaría verlo con animales que lo exijan más. Muy sobrado de condiciones –acertado Carlos Campos-.
El ultimo de Ponce, fue señalado en varas. Ponce tuvo que trabajar a media altura pues remataba arriba. Noble pues acudía a todo lo que presentaba el torero. Estocada trasera y pierde su oreja al no descabellar y especular con un toro que se demoró en doblar. El público se enfrió y dejó en evidencia la mala colocación del estoque.  Las autoridades no le concedieron la oreja y empezó el berrinche en el callejón.
Lances a pies juntos con el último, que desde que salió se mostró manso y defendiéndose contra tablas sobre todo entre los tendidos 10 al 13. Apenas fue picado pues huyó del caballo, se dolió en banderillas. El torero lo persigue por el ruedo tratándole de sacarle pase por pase. Las ganas y esfuerzo son evidentes. Estocada entera y bien colocada suficiente premio, una oreja. Aunque el juez otorgó las dos. No hubo faena así que fue excesivo.

Por : Sergio Tapia Helfer 
(Amigo y colaborador de esta su casa).

domingo, noviembre 22, 2015

LOS DE LA QUINTA, EXIGÍAN EL CARNÉ



Plaza de Acho, Cuarta del Abono (22 de noviembre de 2015)
La Quinta/ Diego Urdiales, Juan Carlos Cubas, Daniel Luque

Los toros de La Quinta, bien presentados excepto el anovillado primero y el carivacado quinto, sí que pedían el carné.

El único que pareció poseer la documentación en regla fue Diego Urdiales, que demostró más oficio y entrega en su primer bravucón y en su segundo gazapón. En cambio a sus compañeros de terna les debió faltar mucha documentación. El peruano Juan Carlos Cubas, parecía un novato, no obstante el tiempo que lleva de alternativado con toreo pueblerino y sin oficio ni beneficio. Por su parte Daniel Luque parecía tener caduco el carné, pues ya lleva muchos años que en Acho no se le da las ganas de ejercer el oficio de toreo.

Sin preámbulos vamos a lo sucedido en la Cuarta del Abono en corto y por derecho.

Diego Urdiales.- Torero que marca la diferencia desde que hace el paseíllo. En el primero de la tarde, terciadito y anovillado lo recibe con capotazos deslucidos. Entra al caballo al relance, picotacito tras el cual cerdea. Quita al toro por delantales y buena media. Se escucha un acertado bocinazo: “Señor juez: en Plaza de Primera, por lo menos dos entradas al caballo por reglamento”. Con la muleta por la derecha el toro protesta con sus embestidas. Por la izquierda se acuesta. No termina de trasmitir en sus embestidas. Cuando Urdiales intenta torearlo lo hace fuera de cacho y metiendo pico al deslucido novillo. Silencio tras la muerte del novillo.


En el cuarto, un toro con pinta y pitones al que Urdiales no consigue fijar con el capote. Simulacro de suerte de varas; herradero; banderillas a toro pasado de Dennis Castillo, al que obligan a desmonterarse desmerecidamente en nuestro concepto. Doblones de tanteo y al centro como mandan los cánones, buena tanda de derechazos ligando a un toro que no termina de entregarse, lo cambia a terrenos cercanos al tercio y el toro termina gazapón, muletazos de castigo que lo preparan para luego entrar a matar cuarteando. Silencio.


Juan Carlos Cubas.- Recibe al segundo con lucidos capotazos por ambos pitones. Entra al caballo de cualquier forma para recibir un leve pinchazo. Quite con chicuelinas y deslucida media. El morlaco se duele en banderillas, lo lleva al centro con doblones que más parecen manguerasos. Lo que viene luego, una lección de destoreo: fuera de cacho aprovechando el viaje del toro, sin mando alguno, toreando con la barriga, naturales con el pico; en suma un toreo sin estructura y descafeinado. Doblones que no termina de hilvanar con la suerte de matar, bajonazo saliéndose de la suerte. Ovación al toro que se fue sin conocer  el toreo y con una oreja de menos inmerecidamente.


Al quinto con cara de vaca le propina mantazos de recibo, entra al caballo de lejos y cerdea; lo vuelven a poner en suerte gracias a exigencias del Tendido 10. Muletazos de inicio sin oficio y mando que terminan estrellando al toro en  la muleta. Todo un desastre de toreo fuera de cacho y sin recursos. La música que suena no sabemos en honor a qué. Hubo más toro que torero. Estocada atravesada y sale huyendo. Pitos. Palmas al toro en el arrastre.

Daniel Luque.- Torero que a servidor le cae sumamente antipático pero que pese a ello tratara de ser objetivo. El tercero de la tarde que humillo en todo momento puso en aprietos con el capote dado que se revolvía pronto y exigía mando. Pésima puesta en suerte al montado de reserva. Entra nuevamente al otro caballo para recibir un picotacito de pantomima. Intenta con naturales que no liga; con la derecha torea con mano alta. Por citar con el pico, el toro elige el bulto, y casi lo prende. Toreo que exigía distancia y colocación que no lo hubieron. Tres pinchazos y se va a los blandos. Pitos. Petición de vuelta al ruedo al buen toro, que no es concedida por él que funge de autoridad.


Al que cierra la tarde nada que comentar con el capote, picotacito tras el cual pierde las manos. Quite sin ton ni son. “Toreo” fuera de cacho, pierna contraria retrasada. Intento de toreo al natural que termina desnaturalizándose porque el toro topa y no enviste dado que no se le cita de lejos con mando. Cuartea y bajonazo. Pitos.


Algo que destacar, es que todos los de La Quinta murieron con la boca cerrada; signo inequívoco de bravura y casta de la buena, que en Acho no veíamos hace buen tiempo.

Pocho Paccini Bustos
Fotos: Citlalli Pérez Flores

lunes, noviembre 16, 2015

TARDE DE TOROS DULCES, DEMASIADO QUE EMPALAGAN



(Bandera a media asta, por lo sucedido en Francia) 
Este sencillo aficionado se pregunta qué analizar, qué comentar, qué tipo de crónica hacer, si se sabe que estos toros están prefabricados para el disfrute y el triunfo premeditado de los toreros, apocando así esta fiesta que se sostenía en la emoción que da el ferviente combate entre un hombre y una fiera encastada. Se ha reducido el espectáculo a seis capítulos en los que el torero crea arte junto a un “colaborador”.
Qué comentar, qué analizar, o peor aún, cómo emocionarse si en el inicio de cada uno de esos seis capítulos se encuentra uno con un torito blandengue de la ganadería de Daniel Ruiz que no sabe lo que es luchar con bravura y fiereza en el caballo, que no sabe lo que es crecerse en el castigo que le impone la vara, que no resiste una lucha digna y que por el contrario se le tiene que cuidar.
Esta tarde en Acho se manifestó de la manera más palmaria lo que es el toro dulce y bobalicón. Toros a los que en el caballo se les pegó un picotón o una muestra de sangre, transformando a la suerte de varas en -más que un trámite- en pobres y tristes inicios de capítulos. Y es que se trata de un “toro” hecho a la medida de las “figuras”, al que se le ha disminuido la fuerza y la casta -de tal manera que ya no lucha en el caballo- y con esa falta de fuerza generar la dulce embestida para que el torero le haga de todo con la muleta*. De esta manera, cero emoción. Queda entonces esta fiesta limitada al tercio de banderillas y muleta para comentar lo siguiente:
Decir que en el primero Castella ligó buenos derechazos y llevó bien toreado a un protestón toro. Que mata con un saltimbanqui que deja la espada tendida y caída.
Que en el segundo López Simón entusiasmó con unos ajustados estatuarios en su inicio de faena y luego con unos brillantes naturales citando de frente, para enroscarse al toro y llevarlo toreado a media altura hasta el final del pase. Algo deslucida su manera de matar recibiendo y se le concede de manera excesiva dos orejas.
Que en el tercero Castella ejecutó dos soberbios naturales con mando y arte. Otra vez su saltimbanqui en el momento de matar y otras dos orejas excesivas.
Que en el manso sin emoción cuarto López Simón se olvidó de intentar hacer el toreo bueno para tratar de sacarle pases en plan populachero con circulares y manoletinas.
Que en el débil y mirón quinto no hay mando por parte de Castella y el toro se va toreando solo en su sobrada nobleza.
Y que en el codicioso sexto López Simón estuvo cumplidor luego que sufriera una voltereta.
Con las espadas, si bien estuvieron efectistas en la mayoría de veces, se va echando de menos en esta feria que se haga la suerte con la despaciosidad y belleza que sucede cuando se respetan los cánones. Lo dicho sobre todo por Castella, que no ha dejado de pegar un indecoroso salto para salirse de la suerte cada vez que entró a matar.       
Esperemos que la próxima semana los toros de La Quinta salgan encastados y no dulces como los de Daniel Ruiz. El dulce puede ser sabroso, pero en demasía empalaga. Y peor aún, este dulce ni alimenta ni nutre al AFICIONADO A LOS TOROS.

Lima (Perú). Domingo 15 de noviembre del 2015. Toros de Daniel Ruiz para:
Sebastián Castella: Palmas, dos orejas y vuelta al ruedo.
Alberto López Simón: Dos orejas, silencio y vuelta al ruedo.
Cesar Bazán “El Yeta”, torero peruano, estuvo de sobresaliente.
*Para el que quiera saber cómo embiste en la muleta un auténtico toro bravo o encastado, informarse en la web sobre Mulillero (de Adolfo Martín), Rachido o de Garapito (de Palha), entre otros. Vea y compare estimado lector, y saque usted sus propias conclusiones.

Por :Gustavo Ortíz


lunes, noviembre 09, 2015

POCO BRIO EN LA MIURADA DE ACHO


(La leyenda Miura, rodó por los suelos de Acho)
La leyenda dice que los Miuras son toros de empuje, fuerza, con agilidad de movimientos, poderío, fiereza, peligro, exigencia, inteligencia, codicia, presencia, etc. Pues hasta la primera mitad de la corrida nada de eso se logró notar. Fue a partir del cuarto toro que el rumbo de lo que estaba siendo una triste y decepcionante corrida cambió y pudimos apreciar algo que cuenta esa leyenda. Pues si la primera mitad de la corrida fue un festival de birrias e inválidos, la segunda mitad nos entretuvo con tres toros mansos encastados, cambiantes y que planteaban problemas, destacando entre ellos Hurón, N°83 de 505 Kg, que lo lidió y le dio muerte Rafael Rubio “Rafaelillo”.
(Impresentable galgo ingles) 

(Miura con pinta de zombie)
Nada para resaltar positivamente en los tres primeros toros, por el contrario, malos de presentación, sin fuerza, sin codicia, sin ánimos de lucha y que para más inri se tumbaban contra el suelo. Hasta ahí, mucho para olvidar de lo que nos trajo el ganadero, así que, en honor a la síntesis, vamos a describir lo que ocurrió a partir del cuarto, mencionado anteriormente.

Hurón se exhibió con una buena lucha en el caballo, metiendo riñones mientras su picador David de la Barra le propinaba un puyazo en buen sitio con el caballo pegado a tablas por el empuje del toro. Luego Hurón iría dos veces más al penco solo para tomar leves picotazos, pero estaba demostrado que este toro quería lucha y exigiría a su matador. Antes incluso se mostró ágil y codicioso en los capotazos de recibo, siempre con un Rafaelillo que buscaba el lucimiento de su oponente. En el tercio de banderillas Dennis Castillo estuvo nuevamente lucido, aunque gustaría más si sale de la cara del toro andando en vez de terminar apresurado. Así, quedaban toro y torero, y Rafaelillo somete al toro haciéndole el toreo a base de piernas para sacarlo fuera de tablas, interesante lidia que se desluce porque luego no puede parar al toro, que ya en esos momentos se mostraba bronco. Por el izquierdo el toro no tiene ni un pase y Rafaelillo lo mata al tercer intento luego que en el primero la espada saliera por el costillar opuesto e hiciera guardia.
(Sablazo por el costillar de Hurón )
A porta gayola recibe al quinto Manuel Escribano. Sus primeros lances son sin ton ni son pero luego lo lleva muy bien por chicuelinas al caballo. El toro va de lejos y acomete con ganas ante el buen puyazo del picador, lástima que nos perdamos de una segunda vara que seguro el toro lo tomaba bien pero su matador no lo quiso mostrar. Mal en las banderillas y en el tercio final solo se destacan aislados derechazos templados ante un toro que se acabó muy pronto. Pincha y luego media estocada algo trasera para acabar con un descabello. 

Paco Ureña supo dominar las complicadas embestidas de su segundo toro a base de temple y de un toreo en paralelo por el derecho que no terminó de redondear. Pega mantazos por el izquierdo y luego por el derecho el toro lo coge feamente por el muslo y el pecho, menos mal sin hacer carne. Ureña se encuentra muy dolido y en un acto de valor se pone nuevamente frente al toro para tratar de sacarle algo por el izquierdo sin mayor suerte. Con la espada pincha y luego logra una estocada ligeramente tendida. Oreja dadivosa de un público que agradece la predisposición del torero, pero no solo con la predisposición o ganas se logra hacer el toreo bueno. Como diría mi amigo Sergio, compañero de tendido, "el valor se premia con una vuelta al ruedo".
(Percance de Ureña, tras desarme y recital de toreo con pico de muleta) 
Desplante, que tras percance no es de recibo

Ureña, cuarteando y saliendose de la suerte
José Mora Manzano, subalterno de Rafaelillo fue cogido por el primer toro y llevado a la enfermería. Salió en silla de ruedas de la plaza. Esperamos que no se trate de algo grave.

Escrito por Gustavo Ortiz (Colaborador y amigo de este blog)
Fotos : Citlalli Perez Flores


jueves, noviembre 05, 2015

A PROPÓSITO DE LOS MIURAS EN ACHO



Fuente: Viaje a los toros del sol. Alfonso Navalón Grande. Alianza Editorial  S.A. Madrid, 2005-2006 . pp183-187.